Publicidad

Filmación con rollos de película en 2020: tres talentosos cineastas demuestran que esta industria no ha muerto

Filmación con rollos de película en 2020: tres talentosos cineastas demuestran que esta industria no ha muerto

La filmación con negativos continúa vigente. Estos tres cineastas quieren demostrar que cualquier persona que quiera usar esta técnica puede acceder a ella y filmar con la misma.

On set for the Frames - Hell music video, lighting and camera equipment set up

En la locación del video musical “Frames – Hell”. Crédito de imagen: Shane Scherholz

Cuando el cineasta Shane Scherholz nos contó sobre algunos de los próximos proyectos cinematográficos que se filmarán en rollo de película, no pude resistirme a investigar un poco más sobre este tema. Shane es parte de un pequeño equipo de producción que incluye a los directores de fotografía Josh Echevarria y Derick Crucius, apasionados por esta técnica de filmación. Estos tres cineastas han trabajado juntos durante más de seis años. Aproveché la oportunidad para preguntarles sobre sus experiencias, sus planes, y cómo (y por qué) eligen filmar con rollos de película incluso cuando sus presupuestos son limitados. Compartimos algunos detrás de escena de un video musical que saldrá próximamente, desafortunadamente el video aún no ha sido lanzado por el sello discográfico.

Detrás de escena del video musical “Frames – Hell”. Crédito de imagen: Shane Scherholz

¿Por qué filmar con rollos de película?

Esta es la pregunta que suele presentarse en la mente de cualquier cineasta. Para Shane, Josh y Derick, todo se reduce al tipo de producciones que suelen filmar y al resultado que desean conseguir. Para muchos videos musicales, y teniendo en cuenta el estilo visual por el que este trío se está volviendo conocido, el look intrínseco del súper 8 mm y 16 mm cuenta por sí solo las historias que se desarrollan. En un video musical prácticamente todo se reduce a la canción, e incluso pueden mezclarse partes filmadas con rollo con otras filmadas digitalmente.

A desqueeezed anamorphic 35mm film frame from the "Frames - Hell" music video

Cuadro del video musical “Frames – Hell” filmado con lentes anamórficos de 35mm. Crédito de imagen: Shane Scherholz

Lógicamente, hay formas de imitar el look del súper 8 y súper 16 mm en la postproducción, pero filmar con ellos es la forma más rápida y segura de lograr ese look. Por parte de ellos no escucharás ninguno de los típicos argumentos de filmación con rollos de película vs digital, puesto que consideran que lo que determina el método de grabación es la historia por sí misma.

Cuando tres jóvenes cineastas sin vínculos con la era pre-digital comienzan a aprender a grabar en video digital y luego deciden explorar la utilización de rollos de película, el resultado es una mente despejada y decisiones que no se ven empañadas por la nostalgia. Para Shane, Josh y Derick, los rollos de película son una herramienta más, son un lienzo diferente sobre el que pintar.

Es por ello que muchos creen que los rollos de película como medio fotográfico artístico actualmente tiene una base más sólida en comparación con su declive que comenzó hace 20 años atrás.

Costos

Otra de las preguntas importantes que debe hacerse cualquier cineasta digital novato y con curiosidad por explorar la filmación con negativos es su costo. Aparte de la tecnología y la evolución que permitió conseguir mejores imágenes a la hora de filmar, uno de los factores esenciales que promovió el cambio de la producción con rollos a la digital en la década de 2000 fue el costo de la misma. El costo del equipo y su alquiler, la cantidad de integrantes requerida en un equipo de cámara promedio, el costo de los rollos, el procesamiento y el telecine o el escaneo, llevan a pensar que es muy difícil justificar la preferencia por este modo de filmación.

Si bien esto no ha cambiado, y sigue siendo una afirmación correcta, Shane, Josh y Derick se mostraron firmes al señalar que hay formas rentables de acercarse al súper 16 mm y 8 mm. Una de las alternativas es no filmar el video musical completo en un rollo de película, sino sólo algunas secuencias del proyecto. La cámara A puede ser digital y la cámara B puede utilizar rollos de película. Incluso si un proyecto completo se filmará de esta manera, es importante hacerlo con la mayor moderación posible. Esto podría implicar ser cauteloso con la cobertura y no dejar que la cámara filme antes y después de las tomas.

Processed reels of film for the music video

Reels de Super 16 mm procesados para el video musical “Frames – Hell”. Crédito de imagen: Shane Scherholz

Filmar para la edición es otro concepto sobre el cual debatimos extensamente. Esto no implica necesariamente que se necesita un storyboard y una lista con cada toma, pero tener en claro cómo deseas que luzca el video editado y qué tomas son necesarias para ello, puede minimizar el desperdicio del rollo que no llegará al corte final. Esto se puede conseguir al obtener la mayor cantidad posible de tomas utilizables en un rollo de 50 pies de Super 8 mm (3,5 minutos a 18 fps), o un rollo de 400 pies de Súper 16 mm (11,6 minutos a 24 fps). Esto se aprende con la experiencia y con el desarrollo de un estilo que se repite y que los clientes reconocen y emplean. Esta es la perspectiva adoptada por estos tres amigos cineastas que planean iniciar una empresa productora más formal este año, a pesar de que los eventos del 2020 han retrasado sus planes.

Superando a la filmación digital, tiende a crearse una comunidad más unida en relación a los rollos de película. Esto se extiende no solo a los cineastas, sino también a los laboratorios que los atienden. Después del cierre masivo que se produjo hace más de una década, los grandes y pequeños laboratorios de cine boutique con instalaciones de servicio completo parecen estar surgiendo nuevamente. Los laboratorios dependen de estos cineastas, por lo tanto, les interesa ser amistosos con ellos. Tener una buena relación de trabajo con un laboratorio es una forma de ahorrar costos. Cuanto mejor conozcas personalmente un laboratorio, más posibilidades hay de que puedas negociar los precios y las ofertas para la base de tu proyecto.

Equipo

A super 16mm film camera capturing a close up of a musician

Fotografía de detrás de escena del video musical “Frames – Hell”. Fue filmado con lentes anamórficos de 16 mm y 35 mm, y escaneado a una resolución de 2K para su postproducción. Crédito de imagen: Shane Scherholz

Una vez que entiendas por qué es posible que desees filmar con rollos de película, y que si filmas con moderación y deliberadamente puedes controlar los costos, el siguiente paso es pensar en el equipo de la cámara. A diferencia del equipo de filmación que se utiliza habitualmente, es posible adquirir una buena cámara Super 8 mm por un precio relativamente bajo. Tendrás que pagar un poco más si quieres filmar con la de 16 mm, pero el equipo de cámara está disponible a una fracción de lo que cuesta nuevo, o cuando solía ser popular.

Es importante saber dónde buscar y qué lugares evitar. Un punto clave que Josh y Derick repitieron una y otra vez es la importancia de conectarse con la comunidad cinematográfica analógica tanto local como regional.

Derick Crucius holding his Bolex H16 capturing a scene

Derick y su Bolex H16. Crédito de imagen: Adam Peditto.

En los últimos cinco años, los cineastas (y los fotógrafos…pero esa es una historia diferente) han aumentado el interés en la grabación con rollos de película, como hemos visto con Kodak que fortaleció su posición al volver a vender nuevos rollos (especialmente al lanzar Ektachrome E100 y reversionar el color para Super 8 mm y 16 mm), y al aumentar la producción en toda su gama de productos. En parte, esto es una respuesta al aumento de la demanda, pero a su vez está impulsando la demanda también, sobre todo en el caso del Super 8 mm.

Esto ha creado comunidades activas de cineastas que se encuentran en diferentes ciudades, regiones o países, y desean compartir conocimientos y recursos entre sí. Esta es una de las mejores formas de encontrar equipos de calidad. Debes buscar en foros en línea, que pueden estar en Facebook o Reddit, donde los cineastas comparten y colaboran entre ellos. Muchas veces esto permite encontrar una cámara mejor que sabes que está mantenida y cuidada, en comparación con la compra a ciegas en eBay a precios inflados.

Josh compró una cámara Aaton XTR sync de 16 mm, y una ARRIFLEX 235 de 35 mm que solo cuenta con sincronización de motor (MOS), por una fracción de lo que cuestan si son nuevas, y las consiguió en gran parte por su investigación.

Camera crew around the camera during a take

Se necesita planificar y configurar cuidadosamente la cámara antes de filmar para no desperdiciar el rollo. Crédito de imagen: Shane Scherholz

Planificación

Me sorprendió saber que Shane, Josh y Derick no pasan demasiado tiempo planificando hasta el más mínimo detalle de cada toma. Más que storyboards y listas detalladas, filman lo que saben que necesitarán. Sin embargo, hay otros factores que requieren la planificación en comparación con la filmación digital. Cargar y descargar los cartuchos de la cámara lleva un tiempo y debe hacerse con cuidado, marcando cada rollo expuesto. Esto requiere un cambio de bolso y una cuidadosa práctica de antemano para aprender a cargarlos cuando te encuentras sólo. Lógicamente, cargar un cartucho en la Super 8 es mucho más simple y rápido, pero realizar un seguimiento del rollo utilizado y marcarlo correctamente es la clave para saber qué se ha filmado en cada rollo.

Como mencioné anteriormente, solo algunas partes del proyecto pueden filmarse con rollos de película. Por lo tanto, se deben crear listas de planos generales para guiarte en cuanto a qué le corresponde filmar la cámara A (digital) y qué partes le tocarán a la cámara B (rollos). Filmar de esta manera requiere más paciencia y disciplina en la locación.

Postproducción

Cuando se trata de la postproducción, una vez que se han escaneado los negativos del rollo, el proceso es exactamente el mismo que con la filmación digital. El laboratorio se encarga de escanear los rollos a 4K ProRes, y estos archivos se unen en la edición a los clips filmados digitalmente. Las tomas se corrigen de forma un poco diferente a las tomas de las cámaras digitales, pero finalmente se aplican los mismos principios en cuanto a la corrección del color, y todo se empareja.

a film frame of a man standing in front of industrial buildings

Los archivos de la Super 16 mm escaneados en 2K son tan fáciles de editar como los archivos digitales. Crédito de imagen: Shane Scherholz

Hicimos bromas sobre si los chicos tenían la intención de comenzar a cortar a mano en Steenbeck, pero llegamos a la conclusión que la evolución de la tecnología es algo bueno. Aunque el rollo de película está disfrutando de un resurgimiento en la captura de imágenes, hay algunos aspectos que han mejorado mucho en la actualidad. Todo el proceso de tener que apresurarse (el origen del término “rushes”, en inglés: apresurarse) al exponer el rollo desde la locación hasta el laboratorio para procesarla durante la noche y crear impresiones en color que solo se ven al día siguiente, y el trabajo posterior que implica la sincronización del sonido y la creación de múltiples generaciones de impresiones de contacto en varios puntos, es un proceso ineficiente y derrochador que podemos decir con seguridad que ha quedado en el pasado.

Procesos Experimentales

Un aspecto interesante y divertido del rodaje con rollos es el hecho de que es un proceso fotoquímico, y los resultados pueden verse influenciados de manera inesperada por distintos motivos. Si filmas según las reglas establecidas, será una filmación muy estable y producirá resultados consistentes y precisos. Sin embargo, si comienzas a cambiar la forma en que filmas o modificas algo durante el revelado del rollo, puedes crear efectos increíbles.

Arriba encontrarán una de las películas experimentales de Derick, la cual fue procesada a mano. El revelado manual en las películas filmadas con rollos, es una de las maneras en que algunos cineastas le agregan intencionalmente cierta inestabilidad a un proceso que es altamente controlado y perfeccionado en el laboratorio. Derick ha experimentado utilizando esa técnica y obtuvo resultados interesantes y enriquecedores. Sólo los rollos en blanco y negro pueden revelarse manualmente, ya que los químicos y el control involucrados en el proceso son mucho más simples que los utilizados en los rollos a color. Incluso hay productos químicos alternativos para el procesamiento, como Caffeinol, un revelador hecho de café instantáneo, vitamina C en polvo y bicarbonato de sodio; Sólo puede utilizarse en películas en blanco y negro, y su acción es lenta, por lo que requiere tiempos de revelado más largos. Aún no es exactamente ecológico, ya que los depósitos de plata se acumulan en el revelador y el fijador. Cualquier método de revelado en el hogar requerirá que investigues cual es la mejor manera de deshacerte de los productos químicos, ya que el cloroformo de metilo, el amoníaco y el formaldehído presentes en el revelador tradicional pueden dañar las superficies y no se pueden verter por el desagüe. Desafortunadamente, no hay forma de evitar a los metales pesados involucrados en la química de la fotografía, incluso si solo están presentes en cantidades pequeñas. Lo mejor que puedes hacer es consultar con un laboratorio local que pueda deshacerse de los productos químicos de manera adecuada.

El proceso de revelado convencional en un laboratorio también puede cambiar ciertas partes del proceso para desestabilizar o alterar los resultados, como con la técnica “bleach bypass” y el procesamiento cruzado, donde se revela un rollo de color negativo en químicos destinados a rollos de color positivo, o viceversa. Todos estos procesos alteran el look de la película de manera significativa.

¿Qué te detiene?

Filmar con rollos de película ya no es complejo e ineficiente como solía ser. En la era digital, es solo otro medio de filmación. Una vez revelado y escaneado, se fusiona directamente con tu flujo de trabajo digital. Si bien los químicos involucrados tanto en la producción como en el revelado no son amigables con el medio ambiente, el proceso es increíblemente racionalizado y menos derrochador de lo que era antes. Actualmente solo tienes que exponer el negativo de la cámara y revelarlo una única vez. No hay más impresiones diarias, ni sincronizadas, ni inter-negativos intermedios u otras impresiones de contacto reveladas a lo largo del procesamiento posterior, sin mencionar las impresiones realizadas para proyecciones teatrales. Todos estos procesos tradicionales en la postproducción requerían más rollos de película, más químicos y más desperdicio.

Es cierto que un cartucho súper 8 o un rollo de película de 16 mm de 100 pies no es barato y solo permite filmar unos minutos por rollo. Sin embargo, si sabes lo que necesitas para la edición, 3 minutos son suficientes para conseguir las tomas que quieres. El proceso es diferente y muy divertido. Recibir tus escaneos y poder reproducirlos por primera vez es una experiencia adictiva.

El formato Super 8 es una excelente manera de comenzar, ya que hay varias cámaras de calidad disponibles y asequibles para dicho formato. Además, el costo de los cartuchos más el revelado es mucho menor que con el formato de 16mm.

¿Has filmado con rollos de película en el pasado? ¿Te parece interesante que esta técnica sea parte de tu proceso de filmación para proyectos personales o comerciales? Cuéntanos que piensas en los comentarios a continuación.

Leave a reply

Filtro:
Todo
Ordenar por:
latest
Filtro:
Todo
Ordenar por:
latest

Se parte de la experiencia comunitaria de CineD