Elegir 2K en un mundo 4K – El film “White Crow” de Noam Kroll filmado con la Alexa Classic – Una conversación

Elegir 2K en un mundo 4K - El film “White Crow" de Noam Kroll filmado con la Alexa Classic - Una conversación

Noam Kroll y el DF Matteo Bertoli se oponen a la tendencia del 4K +, y eligen filmar el largometraje “White Crow” de Noam en 2K en la ARRI Alexa Classic.

Puede que muchos de ustedes conozcan a Noam Kroll gracias a su blog, su sitio web y sus proyectos a la fecha. Cuando comenzaron con la producción su largo “White Crow”, inmediatamente nos acercamos a él para conocer sus preferencias técnicas y creativas para dar por tierra con el frenesí del 4K y filmar 2K con la ARRI Alexa Classic. También quisimos descubrir cómo esta elección impactó en una producción con personal y presupuesto pequeños, y con un cronograma breve y apretado. Todas las imágenes son cortesía de Noam Kroll.

Les enviamos algunas preguntas a Noam y su D.F. en la película, Matteo Bertoli, para indagar un poco más.

Consideraciones prácticas

Una de las primeras cosas a considerar al decidirse por una cámara y un flujo de trabajo en el set para un proyecto en particular son todos los aspectos prácticos de la producción. ¿Cómo son los horarios de rodaje? ¿Cuántos lugares hay? ¿Cuántas locaciones en un día? Cantidad de personal, plan de iluminación. Todo esto se resume en gestión del tiempo y recursos.

Cuéntanos un poco sobre la producción de White Crow. ¿Cómo eran los horarios? ¿El tamaño del equipo de personal? ¿Locaciones?

Noam:

White Crow fue diseñada para ser filmada con un elenco, equipo y locaciones mínimos, y el guión fue escrito más bien teniendo en cuenta las cuestiones prácticas. La mitad de la película ocurre en un lugar (la casa del protagonista) y la otra mitad en la casa del antagonista, lo que hizo que la programación fuera realmente fácil. Filmamos todo en solo 9 días con un equipo de personal de 9 a 10 personas, según el día. Normalmente, cuando filmas cerca de 10 páginas por día, tienes que trabajar tan rápido que suelen sacrificarse tomas o disminuye la calidad en general, pero realmente logramos evitar esos problemas, principalmente porque no filmamos demasiadas tomas de seguridad, y contábamos con actores increíblemente preparados. Así que, si bien no optamos por la cantidad (en términos tomas de seguridad), sí logramos calidad tomándonos nuestro tiempo y sin apresurarnos en tomar decisiones creativas fundamentales.

Matteo:

En teoría, el cronograma era muy, muy ajustado: filmamos 81 páginas en 9 días con una sola cámara y un equipo muy pequeño. El equipo estaba compuesto por: director, 1er asistente de dirección, D.F., productor, 1er asistente de cámara, gaffer, maquillador, diseñador de producción y vestuario. ¡En el area de cámara éramos básicamente 3 personas! Rodamos en 2 locaciones (dos casas) y un par de tomas en exteriores. Creo que la razón por la que pudimos sacar una película en solo 9 días es porque Noam tenía una idea muy clara de cómo filmarla. Muy poco o prácticamente nada de tomas de seguridad, lentes zoom, muchos planos largos en una sola toma. Definitivamente es una película muy artística y se filmó de una manera única y diferente, ¡me encanta!

El look deseado

Es importante considerar cuán fácil será la creación del estilo y el look que imaginas para determinado proyecto. Se puede hacer mucho en post en términos de color y acabado, más allá de la cámara, siempre y cuando otorgue suficiente información de imagen en la que trabajar, pero un sistema de cámara específico puede solucionarte al menos la mitad del problema, con menos trabajo. La reproducción de color y el rango dinámico, así como el formato de grabación, suelen ser las principales consideraciones.

¿Cuál es el estilo/look visual que elegiste en la película? ¿Influyó esto en tu elección de cámara, relación de aspecto, formato, etc.?

Noam:

Antes de siquiera escribir el guión, imaginé este concepto dentro de una relación de aspecto 4:3. Si bien la película tiene lugar en la actualidad, tiene influencias de muchas películas clásicas (en particular, ‘Persona’, de Ingmar Bergman), que hizo un uso brillante del aspecto más tradicional. la relación 4:3 se puede utilizar para imponer una sensación de claustrofobia increíble en el espectador, y dada la naturaleza de nuestro personaje (y su perturbación psicológica), fue el complemento perfecto para esta pieza. Hablé sobre esta idea con Matteo desde el principio, y él estuvo de acuerdo en que era el camino a seguir. También quería que la película se sintiera bien analógica, ya que trata el tema de un trasplante de corazón, y un look demasiado digital podría haber hecho que la película se sintiera demasiado clínica. Por esa razón, la ARRI Alexa fue la clara elección de cámara, y combinada con nuestras lentes Optimo Zoom, realmente nos dio el look que buscábamos.

Matteo:

Cuando me sumé al proyecto, Noam ya tenía una visión clara de cómo se debía filmar la película. Me envió algunas referencias y me dijo que quería filmar 4:3 con la cámara en un trípode en toda la película. Le pregunté “¿por qué 4:3?” Y me dio una muy buena respuesta, así que dije “¡seguro, hagámoslo!” Al principio pensé en filmar con unos Zeiss Standard, pero luego me dijo que necesitábamos algunas tomas con zoom, así que optamos por dos Zooms Optimo, 16-42 y 30-80. Y esta fue una elección muy inteligente, ya que también ahorramos mucho tiempo, porque básicamente no teníamos que cambiar las lentes todo el tiempo. También decidimos filmar ProRes 422 HQ, ya que el ProRes en la ARRI se ve absolutamente fantástico. Solo filmamos 4444 un par de veces, pero el 98% de la película se rodó en 422 HQ. Respecto al look, Noam me dijo que quería mucho contraste, por lo que siempre teníamos un relleno negativo listo para usar y hay mucho contraste en las caras de los actores. También filmamos todo bastante oscuro, estábamos muy subexpuestos, pero nos encantó el look.

La cuestión de la resolución

Para bien o para mal, la resolución es, por supuesto, el tema alrededor del cual gira cualquier discusión de cámara. Todo el mundo tiene una opinión, y hay una gran cantidad de ciencia real y pseudo-ciencia, cuando se habla de cuántos K son suficientes. Para Noam y Matteo, saber que podían trabajar con mejores píxeles significaba algo más que tener más píxeles.

La decisión de usar una ARRI Alexa Classic y filmar 2K llama la atención dentro del actual frenesí del full frame y de las resoluciones. ¿Cuál fue tu proceso de pensamiento al tomar esta decisión?

Noam:

He filmado casi todos los proyectos en los últimos 5 años (incluido otro largometraje) en 4K, pero no puedo decir que haya hecho una verdadera diferencia en mi trabajo. Hubo un momento en el que estaba genuinamente preocupado de que filmar en HD o 2K pudiese hacer que mi trabajo quedara viejo, al igual que sucedió con las imágenes SD en los primeros días del HD, pero hace mucho tiempo que superé ese temor. No es que haya nada malo con el 4K, por supuesto, pero para mí no es una indicación de calidad. Puedo grabar 4K en mi iPhone, pero eso no significa que sea más adecuado para filmar una película con una Alexa Classic, la calidad general no se haya en el mismo universo ni por asomo. La elección de la cámara siempre se reduce a una preferencia personal, y desde mi punto de vista, si filmas digital, la Alexa es invencible. Simplemente ofrece la imagen digital más orgánica que existe y no requiere píxeles adicionales para hacerlo. Hace poco compré un Alexa Plus 4:3 para mi empresa a través del increíble programa CPO de ARRI, por lo que no hubo nada que pensar para usarla en esta producción.

Matteo:

Bueno, amo totalmente el look de la Classic, ya había filmado un montón de publicidades con la Mini y la Classic antes y, por alguna razón, siempre me ha gustado más la Classic -incluso aunque compartan prácticamente el mismo sensor- tal vez sea porque la Classic filma solo en 2K y por ende es tiene menos nitidez, no lo sé. Pero básicamente, lo que sucedió es que Noam compró recientemente una Classic 4:3 a través del Programa ARRI Certified y cuando me dijo le dije: “Ok, genial, vamos a usar esa”. Con respecto a la resolución y el full frame: honestamente no me importa. Filmamos en Super35 durante décadas y no tengo ningún problema con eso. ¿Y el 4K? No lo sé… estoy totalmente feliz con un buen Full HD o un 2K, lo que realmente me importa es la ciencia del color, el rango dinámico y las luces altas, y ARRI tiene lo mejor de la industria, al menos en mi opinión. También me encanta cómo el sensor ARRI maneja el ruido en condiciones de poca luz, literalmente filmamos algunas escenas en completa oscuridad con solo algo de luz y puse ese sensor en 1280 ISO y las imágenes se ven fantásticas. El ruido en la Alexa casi parece grano de película y eso me encanta.

En un mundo en el que todos parecen estar hablando de resoluciones 6K+ y 8K, y los fabricantes de cámaras de cine digital han adoptado el full frame, ¿puedes explicar tu opinión personal sobre estas tendencias como cineasta?

Noam:

Estoy a favor del 6K, del 8K, o cualquier cosa que haga avanzar la ciencia del cine. Puede que la resolución no sea una prioridad en mi jerarquía de necesidades como cineasta, pero, por supuesto, sigue siendo un componente importante de la captura de imágenes de alta calidad, y aplaudo a los fabricantes que están llevando el número de píxeles al límite. Creo que el problema que enfrentan los cineastas es dejarse llevar por la moda de que la resolución mejorará su trabajo de una manera objetiva. Fuera de las producciones especiales que realmente pueden necesitar 6K u 8K, a la audiencia nunca le va a importar qué resolución tenga la película que está viendo. Mientras les parezca genial a sus ojos, eso es todo lo que importa. Si todo lo demás se mantiene igual y puedes filmar en 4K, también puedes hacerlo. ¿Por qué no tener archivos de alta resolución si puedes tenerlos? Pero si estás decidiendo entre dos cámaras, y una es inferior en todos los sentidos, excepto en su resolución, no tendría sentido elegir una cámara inferior, simplemente porque registra sus imágenes en un contenedor más grande.

Matteo:

Bueno, el formato de captura más común en los Oscar es el ARRIRAW 3.8K. Definitivamente hay situaciones en las que es posible que necesites una resolución adicional, tal vez tomas de productos o algún tipo de escenas que requieran VFX, pero de nuevo, simplemente me da igual la resolución, yo me preocupo más por otras cosas. Con respecto al full frame: no lo sé, creo que es solo un problema para las empresas de alquiler, porque tienen que invertir en lentes nuevos, pero por otro lado, estoy bastante seguro de que el S35 no desaparecerá en el futuro próximo. Probablemente sea impresionante para paisajes y ese tipo de tomas. No me opongo a ello, simplemente no siento la necesidad de hacerlo ahora, o probablemente ninguno de los proyectos en los que trabajé requería ese tipo de look. Pero, honestamente, si necesito filmar una película más nítida o real, solo recogeré la mejor herramienta para contar la historia de la mejor manera posible y, en ese caso, tendré que filmar 8K en full frame, ¿quién sabe? Tenemos muchas herramientas disponibles hoy en día, ¡solo tenemos que elegir la correcta!

Si bien estas pueden ser innovaciones técnicas en términos de diseño de sensor y procesamiento de imagen, ¿realmente mejoran el arte? ¿Los fabricantes de cámaras están innovando para beneficiar el arte o es solo un ciclo comercial de demanda de fabricación de nuevos productos? ¿Podría ser un poco de ambas?

Noam:

En todo caso, muchos de los avances tecnológicos que hemos visto en los últimos años están afectando negativamente el proceso creativo. Grabar en la Alexa Classic en 2K fue un sueño, ya que los archivos ProRes eran pequeños, el tiempo de transferencia era mínimo, no se necesitaban proxies en post-producción y la sesión de edición se configuraba en tiempo récord. Este tipo de flujo de trabajo sin fricciones es ideal para los cineastas que necesitan mantener un cierto sentido de impulso tanto dentro como fuera del set, y no vas a tener la misma experiencia con los archivos RAW 8K -a menos que, por supuesto, también manejes una casa de post-producción-. Por eso admiro a compañías como ARRI, que fabrican productos que mejoran el proceso creativo, no solo ofreciendo un rendimiento increíble, sino también confiabilidad y facilidad de uso.

Matteo:

Soy un gran creyente en la teoría de que una cámara es solo una herramienta. Como dije antes, tenemos que tener cuidado y elegir la correcta. Mucha gente está filmando películas en iPhones, lo cual es una locura, si lo piensas. ¡De verdad puedes filmar anamórfico en un iPhone! ¿No es una locura? Definitivamente hay mucho marketing en esta locura de la resolución… quiero decir, ¡8K! Eso suena bien ¿no? Pero una vez más, podría tener sus ventajas, no lo sé. ¡Pero el arte es arte y puedes hacer arte con literalmente cualquier cosa hoy en día!

La Alexa Classic en el set

Un sistema de cámara y el flujo de trabajo de datos asociado son una cosa en los papeles, pero lo que realmente importa es cómo funcionan bajo la presión de la producción.

¿Cómo se desempeñó la Alexa Classic en la práctica en el set, con un equipo de personas pequeño y un cronograma de filmación ajustado?

Noam:

Desde mi punto de vista, trabajar con la Alexa fue un placer absoluto -pero de nuevo, tenía el mejor equipo que podía pedir y le debo a mi DF (Matteo Bertoli) un enorme “gracias” por hacer que todo fuera tan perfecto-. Dicho esto, incluso desde su perspectiva, parecía que la cámara hacía las cosas más sencillas para nosotros en muchos aspectos. Debido a que la ciencia de color y el rango dinámico de la Alexa es tan increíble, pasamos menos tiempo ajustando las luces y configurando la cámara, y más tiempo filmando. Las cámaras de ARRI tienen la capacidad de hacer que todo se vea un poco mejor de lo que parece, por lo que tener ese lujo nos permite trabajar más rápido sin sacrificar la calidad. Y a pesar de que la Alexa Classic Plus es más grande y más pesada que la mayoría de las cámaras de cine digital de la actualidad, eso no fue un problema para nosotros en absoluto. Usábamos el trípode en todas las tomas, y no teníamos montones de seteos en el cronograma. A menos que esté filmando con cámara en mano, una cámara más pesada a menudo puede ser más una ventaja que una carga, ya que te obliga a trabajar de una manera más tradicional.

Matteo:

Bueno, ¡la Classic es un tanque! Definitivamente necesitas un trípode enorme y un 1er asistente de cámara, ¡incluso aunque esté tan loco como para haber caminado solo por los bosques que rodean Seattle, con una Classic y una plataforma sencilla para filmar un comercial! Espero no tener que hacer eso de nuevo. Pero sí, esta película fue realmente fácil, ya que siempre estábamos en interiores y siempre sobre un trípode. Apenas si usamos baterías, ya que siempre estábamos conectados a la electricidad. Pero hubo algunos espacios muy estrechos, donde me hubiese gustado usar una cámara más pequeña. De hecho, tuvimos un par de escenas de autos muy difíciles, pero breves. Poner esa cámara en un automóvil es una molestia – ¡es enorme! Pero lo hicimos y pudimos filmar toda la película con la Classic.

¿Puedes contarnos un poco sobre tu flujo de trabajo en el set?

Noam:

Comenzábamos cada mañana recorriendo todas las escenas que teníamos que filmar ese día, y luego hacíamos ajustes en el cronograma si alguien tenía sugerencias para mejorar la eficiencia. Luego de un rápido ensayo con los actores, Matteo y su equipo instalaban cámara y luces, mientras yo continuaba ensayando con los actores y marcando las actuaciones. De esa manera, una vez que empezáramos a rodar, los actores podían lograr las escenas en solo 2 o 3 tomas. Hubo algunos casos en los que necesitábamos 8 o 9 tomas para ciertas tomas, pero afortunadamente, eran pocas y distantes entre si. El único desafío adicional que tuve fue manejar la transferencia de los archivos, ya que no teníamos un DIT en el set. Tenía mi MacBook Pro conmigo y dos discos duros de 4 TB que almacenaban todos los datos en el set. Una vez de regreso en mi espacio de edición, volcaba todo en mi sistema RAID principal y luego realizaba otra copia en una unidad de archivo que guardo en una ubicación diferente.

Matteo:

Realmente me encanta hacer el scouting de locaciones y entender qué se puede hacer en ese lugar en particular. Lo que normalmente hago es llegar al set 30 minutos antes de la hora de llamada, caminar con la cámara, ver dónde puede estar el mejor ángulo, descifrar la iluminación con mi gaffer y luego ir a por ello. Soy un gran fan de la luz natural, así que trato de usar las luces solo cuando realmente las necesito. Para las escenas nocturnas solo usamos luces de utilería, y prácticamente nada más. En términos de exposición, por lo general lo hago a ojo y chequeo con el color falso solo para estar seguro – incluso aunque en esta película, nuestro color falso estaba constantemente en púrpura y azul (muy subexpuesto).

¿Recomendarías la Alexa Classic como una buena opción para los cineastas con tiempo y presupuestos limitados para lograr una calidad visual que agregue valor?

Noam:

Absolutamente. Filmar con cualquier versión del sistema Alexa es un sueño, especialmente para aquellos con antecedentes en DSLR. El sistema de menú de la Alexa es muy intuitivo y fácil de aprender, y las imágenes que produce la cámara son simplemente imbatibles. Sin embargo, como cualquier elección de cámara, es totalmente subjetiva – si bien suele ser mi primera elección, según las necesidades creativas y prácticas de cada cineasta, otras cámaras pueden ser opciones igualmente válidas, por supuesto. Pero para aquellos que sí optan por el camino de la Alexa, es difícil verla como una elección equivocada.

Matteo:

¡Absolutamente! Es una cámara fantástica y puedes alquilar un kit completo por unos $300 al día en Los Ángeles. O puedes comprar una Classic original en el sitio web de ARRI por unos $10-11.000. Aún así necesitarás una matte box, filtros, baterías y lentes.

¿Esperas que el valor en términos de calidad visual se refleje bien en las ventas, a pesar de no tener un master deliverable en 4K?

Noam:

Sí. Dirigí otro largo el año pasado, y de las cerca de 40 ofertas que tuvimos de distribuidores y agentes de ventas, ni una de ellas preguntó sobre la resolución de la película antes de hacer una oferta. Muchas películas de gran escala tampoco entregan masters en 4K. Hoy, por ejemplo, vi “The Favorite” de Yorgos Lanthimos (¡una gran película, por cierto!). Fue filmada en 35 mm y según IMDB masterizada a 2K, como tantas otras. Si 2K es lo suficientemente bueno como para grandes estrenos de grandes películas, los cineastas independientes como yo no deberían tener miedo de adoptar el 2K.

Matteo:

Oh sí, absolutamente. ¡Creo que entregar en 2K será totalmente suficiente!

La herramienta adecuada para el trabajo

Es tan fácil quedar atrapado en las últimas tecnologías y tendencias, cuando la mejor opción puede no ser algo nuevo en absoluto. Puede ser el caballo de batalla que ya tienes, o una cámara probada en la acción como la Alexa Classic, que puedes alquilar por una ganga.

En resumen, es reconfortante saber que hay cineastas que están equilibrando todas las necesidades creativas y los límites prácticos de un proyecto en particular al considerar la elección de la cámara y el lente, el flujo de trabajo en el set y la postproducción, en lugar de seguir ciegamente las tendencias. Si bien este artículo no está afiliado de ninguna manera con ARRI, puedes encontrar más información sobre el programa oficial de cámaras usadas con certificación ARRI aquí.

¿Cuál es tu opinión sobre la importancia de la resolución al realizar elecciones de cámara y formato para un proyecto? Cuéntanos en los comentarios.

Deja un Comentario

guest
Filtro:
Todo
Ordenar por:
latest
Filtro:
Todo
Ordenar por:
latest

Se parte de la experiencia comunitaria de CineD