XAVC-I – ¿Realmente necesitas toda esa información adicional?

XAVC-I - ¿Realmente necesitas toda esa información adicional?

El códec XAVC-I encontrado, por ejemplo, en la Sony FS7 normalmente se considera una mejor alternativa al XAVC-L. Pero, ¿Es siempre así?

XAVC-I

El otro día estaba hablando con algunos amigos sobre las opciones de grabación con la Sony FS7, y en particular si alguien alguna vez usó el codec XAVC-L. Hubo un acuerdo bastante universal de que XAVC-I era el camino a seguir, hasta que mencioné que, en términos generales, si estaba grabando una escena con poco o ningún movimiento (como una entrevista) elegiría ‘L’ y si estuviese filmando un sujeto con mucho movimiento, elegiría ‘I’. Inesperadamente, esto despertó cierta perplejidad en el grupo. Sigue leyendo y te explicaré mi razonamiento.

¿Cuál es la diferencia?

Cuando uno piensa en la compresión, normalmente solo se piensa en la compresión espacial, que es el proceso de promediar valores de color y luminancia a través de un bloque de píxeles en una imagen. Si bien la compresión espacial realmente juega un papel importante en la compresión de cuadros de video, no es la única forma de reducir el tamaño de los archivos. La compresión temporal (del latín “tempus”, que significa “tiempo”) es el primo -a menudo no tenido en cuenta- de la compresión espacial y es el diferenciador crucial entre estos dos formatos: XAVC-L emplea compresión temporal, mientras que XAVC-I no. La compresión de fotogramas a lo largo del tiempo implica el uso de una estructura de fotograma especial llamada GOP (Group Of Pictures). XAVC-L utiliza una estructura Long GOP, de ahí la ‘L’ en XAVC-L.

¿Cómo funciona la compresión temporal?

A falta de un mejor conocimiento, probablemente supondrías que al configurar tu cámara, digamos a 24 fps, está generando 24 fotogramas completos (fotogramas ‘I’ intracodificados) por cada segundo. Parece lógico, ¿no? Pero si tu códec emplea compresión temporal (y muchos lo hacen), la mayoría de estos cuadros solo contienen partes de la escena grabada. Al grabar un número pequeño de cuadros enteros, y luego solo almacenar las diferencias en los otros cuadros (marcos predictivos codificados ‘P’ o marcos codificados bi-predictivos ‘B’), la cámara puede reducir drásticamente la velocidad de datos y el tamaño general del archivo de tus clips. Suena a que debería verse horrible, pero si tu velocidad de datos es lo suficientemente alta y tu algoritmo de compresión temporal es lo suficientemente eficiente, a menudo se ve idéntico al material de archivo no comprimido temporalmente. Esto va en contra de tu intuición, pero puede comprobarse mediante algunas pruebas simples.

Ejemplos:

Cuando tu sujeto o tu movimiento de cámara es rápido, errático e impredecible, XAVC-L (o cualquier formato temporalmente comprimido) muestra sus debilidades al introducir artefactos de movimiento no deseados. Si filmas un sujeto relativamente inmóvil en XAVC-I, la velocidad de datos, aunque es más alta, se distribuye más finamente y en realidad termina por no beneficiarte en nada (o a veces menos) comparado con grabar con un códec comprimido temporalmente: los árboles estáticos de este caso son un ejemplo perfecto de este efecto.

¿Cuál es mejor?

Cada escena es diferente y cada vez que filmas, encontrarás atributos únicos que requerirán configuraciones diferentes. Es demasiado simplista pensar que siempre se puede filmar en XAVC-L y obtener mejores resultados que en XAVC-I, o viceversa.

Por ejemplo, si estuviera filmando una entrevista en una pantalla verde, definitivamente no elegiría XAVC-L. No obtendría ningún beneficio en los detalles del fondo, porque no hay fondo, y XAVC-L es tan solo 8bit 4:2:0, por lo que habría pérdidas en la fidelidad del color (lo cual es de suma importancia al generar un recorte o “key”) al elegir este en vez del XAVC-I, que es 10bit 4:2:2. Simplemente debes preguntarte ¿mis circunstancias exigen toda esa información adicional?

En resumen

Entonces, como puedes ver en los ejemplos de arriba, en ciertas circunstancias, la compresión temporal realmente mejorará tu material. Pero ninguno de nosotros debería asumir que una configuración va a funcionar para todas las escenas. Cada vez que filmes, debes tomar decisiones técnicas sobre códecs, gamma, velocidad de cuadros, resolución y un centenar de otras cosas, según lo que sea mejor para tu escena y no lo que funcionó la semana pasada o lo que otra persona te diga que es correcto. Pero la próxima vez que vayas por un códec solamente I-frame, como el XAVC-I, piensa por un segundo acerca de si todos esos fotogramas adicionales realmente te beneficiarán, porque bien podría ser que obtengas gigabytes, o incluso terabytes de “rushes” archivados, que podrían haber sido considerablemente más pequeños.

¿Eliges los codecs en función de cada trabajo? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Deja un Comentario

guest
Filtro:
Todo
Ordenar por:
latest
Filtro:
Todo
Ordenar por:
latest

Se parte de la experiencia comunitaria de CineD